Corea apuesta por el 2009


El 27 de mayo de 2009, en el estadio Olímpico de Roma, el F.C. Barcelona derrotó al Manchester United F.C. dos goles a cero en la final de la UEFA Champions League. Fue el día de Messi, de Xavi -elegido mejor jugador del partido- y de Iniesta. También fue el día del Barca, que ganó su tercera Copa de Europa y cerró una temporada de ensueño con el triplete, es decir, ganó los tres títulos que disputó. Pero sobre todo, fue el día de Cruyff, de Guardiola y su paradigma. Es cierto que aún permanecía fresco el recuerdo de la España campeona de la Euro 2008, pero fue el silbido final de Massimo Busacca en Roma el que terminó de encumbrar al fútbol de toque, posesión y circulación rápida del balón como la filosofía de juego por excelencia. De repente, el denominado jogo bonito o tiqui-taca se convirtió en la forma ideal de jugar el deporte rey. Parece lógico. Se trata de un estilo ofensivo que encuentra argumentos en los propios fundamentos del fútbol: gana el que anote más goles, así que hay que atacar. Además, se juega con un solo balón, así que si lo tienes, el rival no puede hacer más que ser un espectador de lujo.

Y así vivimos la temporada 2009-2010, intoxicados por el fútbol perfecto del Barcelona. Aquel que, como asegura Axel Torreslogra, cuando alcanza su nivel de plenitud, que los rivales parezcan absolutamente mediocres. Nos hizo creer que no había otro fútbol. Que todos nuestros equipos deben jugar al toque, y que debemos construirlos alrededor de un Piqué que salga jugando y un Xavi que maneje los tiempos.

Pero apareció el Inter de Milán, el Inter de Mourinho. El 22 de Mayo de 2010,  el equipo Lombardo logró emular la hazaña que un año antes había conseguido el F.C. Barcelona, al ganar la ‘Champions’ y  el triplete. En ocasiones, como en el partido de ida ante el Barcelona o en la final del torneo, con un fútbol efectivo, que explota la velocidad de sus delanteros y  emprende vertiginosas transiciones defensa-ataque para aprovechar los espacios. Otras veces, en cambio, el cuadro dirigido por ‘Mou’ tuvo la iniciativa y se dedicó a atacar. También hubo lugar para el fútbol ultra defensivo, como el día del partido de vuelta en el Camp Nou.  Probablemente, la gesta del cuadro negro y azul tuvo menos impacto mediático, pero su influencia doctrinaria en el mundillo del fútbol ha sido superior. Primero, porque logró un triplete cimentado sobre una idea tan legítima como diferente a la del ‘Pep team’, al que eliminó en unas emotivas semifinales. Y segundo, porque el triplete interista  fue conseguido en 2010, año Mundialista. Por lo tanto, es natural que, en la gran cita del fútbol, alguna selección decida seguir el ejemplo de quien ganó los 3 titulos que disputaba esta temporada. El éxito es contagioso, advierte el gran Santiago Segurola, quien además asegura que algunos entrenadores ya están pensando en jugar con tres delanteros nominales y destinar a dos de ellos (a los Pandev y Etoo de turno) a actuar casi como laterales. Con eso, dos pivotes defensivos y un media punta listo y pasador, el Inter ha hecho carrera.

El Mundial, por su parte, comenzó con dos propuestas exitosas en el menú. La que triunfó en el 2009 de la mano del Barcelona, y la que se impuso en 2010 con Mourinho como bandera. Tuvimos que esperar a la segunda jornada para disfrutar de algún gran exponente de las filosofías en cuestión. Se trata de la selección de Corea, que fue tan superior en el juego como en el marcador ante una decepcionante Grecia, confirmando todas las expectativas previas. Liderada por el novel mediocampista Ki Sung-Yong, Corea completó la primera gran exhibición de selección alguna en lo que va de Mundial. Todavía esperamos a España, Brasil, Chile, Italia y Holanda, selecciones que representan a su manera los estilos de juego estudiados acá. Esperamos más de la Inglaterra de Capello, que no pudo con la ordenada Estados Unidos. Mientras tanto, tenemos a Corea, que fue fiel a su identidad de toque y orden táctico y se afianzó como la favorita a quedarse con la segunda plaza del grupo B. Apostó por la posesión del balón. Apostó por el fútbol ofensivo. Apostó por el 2009.

Anuncios
Comments
2 Responses to “Corea apuesta por el 2009”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] } Si bien fue Corea la primera selección en demostrar una identidad de juego clara y atractiva, hoy debemos decir que […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: