El problema no es el quién…


En la Vinotinto se ha probado más de 30 jugadores en los últimos tres años, 10 de ellos centrales, y la retaguardia sigue presentando deficiencias. El problema, aparentemente, no está en quienes juega

Por: Pablo García Escorihuela

Este artículo pertenece a http://www.venezuelaesfutbol.com/

El cuerpo técnico de la selección nacional tiene poco más de tres años al mando. En ese periplo, nada corto, puesto que es casi un ciclo mundialista entero, quienes están a la cabeza de la Vinotinto se jactan, con razón hay que decirlo, de haber ampliado el espectro de jugadores que pueden participar de la selección nacional.

La goleada ante Argentina, 4-1, dejó claro que algo está fallando en la Vinotinto, y sea lo que sea necesita arreglo urgente. Se realizaron 15 amistosos en 2010, todos con la mira puesta en preparar la Copa América, y es preocupante ver como en este momento, a falta de tres meses para el torneo continental, el equipo no muestra cohesión, automatismos (que deberían ser lógicos después de tres años de trabajo, como el buen repliegue de las líneas, o la prolijidad en la salida), y se sigue apostando a minimizar el daño recibido en San Juan, con las eternas excusas de los amistosos y las pruebas.

El ensayo en suelo gaucho nos dejó desnudos. Lo dijo el DT al final del partido, “la derrota es una mezcla de nuestros errores y sus virtudes. Pudimos haber hecho mas, fue un mal día. A ellos les salió todo”. El equipo nacional sigue presentando problemas en lo táctico. Y lo preocupante es que, después de tres años, pareciera que el cuerpo técnico no ha conseguido la manera de hacer que su mensaje pernee en los jugadores que vienen trabajando con él de manera continua, por lo que la desarticulación táctica es notable.

El ejemplo más claro de esto está en la defensa, que dicho sea de paso, es la línea que más ha padecido dentro del combinado nacional en este proceso reciente. Entre 2010 y 2011 se ha probado con diez jugadores diferentes en el centro de la retaguardia nacional, y los resultados son ciertamente preocupantes.

Por la posición pasaron José Manuel Rey (una ante Japón), Jaime Bustamante (cuatro veces), Oswaldo Vizcarondo (quién pareciera ser el titular fijo de la posición, con ocho apariciones), Grendy Perozo (seis veces), Carlos Salazar (cuatro veces), Juan Fuenmayor (una), Luiryi Erazo (dos veces), Julio ‘Taca’ Machado y Franklin Lucena (una vez c/u).

El argumento es que eran días de pruebas, pero a saber, con todos ellos se han presentado los mimos inconvenientes: incompatibilidad a la hora de los relevos, descoordinación a la hora de achicar los espacios, hacer presión y dar el paso para los fueras de juego, errores en marcas en la pelota parada.

Toda una inestabilidad que han sabido capitalizar los cuatro últimos rivales que ha enfrentado Venezuela,  que nos han endosado la bicoca de 13 dianas. Tres de Cuatro de Ecuador, dos de Costa Rica, tres de País Vasco, y cuatro más de Argentina.

Ante este panorama, pareciera estar claro que el problema no son los hombres. Y más cuando la mayoría de ellos, se destaca en sus equipos, y tiene tiempo trabajando con La Vinointo. Hay algo que falla en el sistema defensivo del equipo, o en la manera como los jugadores de esta zona descifran los mensajes de César Farías.

El seleccionador pidió una reflexión profunda tras el partido. “Tiene que haber una reflexión profunda, ya nos hemos llevado cachetazos como este y supimos levantarnos”. Sin embargo, pareciera que el tiempo se termina para hacer esa meditación. Hay que darse cuenta entonces, el problema no es quién juega en el puesto, sino como y a qué se juega.

Anuncios
Comments
One Response to “El problema no es el quién…”
  1. cris7ian dice:

    Farías compence a poca gente. Tiene tanto tiempo “experimentando” que yo no puedo ver una selección definidida en la cancha. Hay días que sale con un esquema, otros con otro totalmente diferente y como ninguno convence al próximo partido se vienen más cambios.

    Lo peor del caso es que su actitud con las críticas es tan inmadura que solo le falta decir “déjenme, el DT soy yo”. Su actitud es la del carajo que jugando FIFA pausa mil veces el juego para hacer cambios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: